Guía imprescindible de Lisboa en fotos

IMG_8287

La bella y lánguida Lisboa te espera. De tamaño ideal para una escapada de fin de semana, el encanto de sus casas con preciosas fachadas de azulejos, sus tranvías de madera, sus empedradas calles empinadas, y la decadencia propia de quién ha gozado de un pasado de esplendor, aguardan al visitante, animándole a recorrerla pausadamente, sin prisas. Estas son algunas pistas.

Mirador de Eiffel. Lisboa

Empezamos subiendo al elevador de Santa Justa, que une los barrios de la Baixa Pombalina y el Chiado. A pesar de la leyenda urbana, no está demostrado que el arquitecto que lo diseño, Raoul Mesnier de Ponsard, fuera discípulo de Eiffel. Pero no por ello pierde su atractivo, y es el mejor lugar de la ciudad para contemplar las vistas del centro de Lisboa.

Dream Pills, Lisboa

Los portugueses son fanáticos del dulce, así que si viajas con niños -o quizás sin excusa- déjate caer por Dream Pills, una tienda de chuches para sanar tu sed de azucar, con un novedoso concepto.

A Brasileira, Lisboa

Esta habitualmente abarrotado, y no es fácil encontrar una mesa libre, pero el poeta portugués Pessoa te espera para tomar un café en la terraza de A Brasileira. Rua Garrett, 120

Pastéis de Belém. Lisboa

Otro ritual que hay que cumplir es coger el tranvía número 28 para ir a tomar los deliciosos pastéis de Belém, en dónde también te espera la cola, pero son los originales.

Monumento a los descubrimientos, Lisboa

Has llegado hasta aquí, así que aprovecha para ver el Monasterio de los Jerónimos, y el Monumento a los descubrimientos, inaugurado en 1960, para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante.

Torre de Belem, Lisboa

Continúa la desembocadura del Tajo, hasta la vecina Torre de Belem, en otra época, oficina de recaudación de impuestos. Al atardecer la silueta de su torre y el baluarte, son una de las más bellas de la ciudad.

Barrio da Trindade, Lisboa

Igualmente bellas al atardecer, son las calles del Barrio Alto, mientras vamos a tomar una cerveza a la Cervejaria Trindade, uno de los mejores restaurantes de Lisboa para disfrutar de la cocina portuguesa.

O Purista, Lisboa

Y a la vez, dejarte sorprender por nuevos locales, cómo O Purista, una cervecería en la que puedes cortarte el pelo, ya que también es barbería.

Portas Largas, Lisboa

Acaba la noche en Portas Largas, un clásico de la noche lisboeta, en Rua da Atalaia, 103 – 105.

Berlín: 25 Aniversario de la caída del muro

Puerta de Brandeburgo desde Reichstag. Berlin

El próximo 9 de octubre se cumplen 25 años de la caída del muro de Berlín.

Las celebraciones en Berlín están marcadas por la sobriedad, incluirán la inauguración por Angela Merkel de un centro de documentación sobre el muro y la represión en la RDA, un acto solemne en el Konzerthaus -en la Plaza del Mercado de la Gendarmería-, y una fiesta y concierto en la puerta de Brandeburgo.

La puerta más famosa de Berlín, tendrá también un especial protagonismo en las celebraciones de la fecha este fin de semana en Madrid, ya que su imagen es la protagonista del video mapping que se estará proyectando sobre la Puerta de Alcalá cada noche, desde ayer día 6 hasta el próximo domingo 9.

Berlin Wall New York

Del muro se conservan trozos por los cinco continentes. La propia ciudad de Madrid posee uno en el Parque de Berlín -inaugurado un 9 de noviembre, el de 1990-  y del que se cuenta la leyenda, nunca contrastada, de que un operario municipal intento limpiar las pintadas antes de la ceremonia de inauguración.

También en Nueva York se puede contemplar un fragmento -en uno de los espacios públicos más bonitos de la ciudad y con una curiosa y poco conocida historia en su origen-, Paley Park, en la calle 53 entre Madison Ave. y 5th Ave.

Reichstag, Berlin

Veinticinco años después, Berlín ha superado su pasado y es hoy una de las ciudades europeas más interesantes para visitar, para todos los presupuestos, -incluidos los más ajustados ya que ofrece muchas cosas gratis cada día-, una completa agenda cultural, y una, no menos recomendable, vida nocturna. Este año, coincidiendo con el 25 aniversario de la caída del muro, puede ser una buena ocasión para experimentarlo.